Opinión

Lacalle ya ha anunciado que será un gobierno multicolor, con un gabinete multicolor. Está decidido a afianzar esa alianza y necesita hacerlo por cuanto la tarea es difícil.
Lo empezado hace 20 años por el otro sigue siendo igual de malo que lo continuado en tiempo excepcional por el maduro fracaso. El legatario ha profundizado de forma triunfal lo negativo del anterior, con antivalores agregados a granel.
Ayer, la “asociación” se oculta tras el mito del socialismo del siglo XXI. Hoy se renueva como progresismo a ritmo de Twitter, tutelado por la naciente reconversión del Foro de Sao Paulo como Grupo de Puebla.
Si la señora no entiende en qué país nació, puede ser peor que Evo, o algo peor que es traer a Evo de regreso... ¿o es que los militares bolivianos no son indígenas o mestizos? ¿Se calarán sus insultos?
La formación de un gobierno de transición y la posterior convocatoria a elecciones libres y democráticas serían acciones progresivas a medida que las circunstancias lo permitieran. En esto, aparentemente al menos, estuvo toda la oposición.
Template by JoomlaShine