Opinión
Otto Jansen

Otto Jansen

No sólo comunica por deber, sino que también lleva en sí la angustia de una región que pudo haber sido mejor. Semanalmente, expone ideas para contribuir con el fortalecimiento moral de Bolívar en Bienmesabe.

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal hecho normalmente suscita, es ahora el dolor de los orgullosos socialistas.

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resistido atropellos, muertes, hambre, mentiras, corrupción y bancarrota de la política socialista.

 |  Martes, 31 Julio 2018 00:00

El sentido común de parte de la población olfatea que no hay salida inmediata al caos de nuestras ciudades y a la cotidianidad personal; el sueño de superación (más allá de los corsés ideológicos por cierto) de enrumbar sacrificios en pro de la calidad de vida y de una existencia provechosa, se sitúa fuera de las fronteras, desafiando lo desconocido y los embates del rechazo en linderos ajenos.

El casabe ha venido cobrando valor cuando ha subido la demanda. Mucha gente viene a comprar los bultos (cantidad provechosa en número de unidades y gasto en monedas) que suplen el pan o las galletas, incomparables, que los niños podían llevar a la escuela: “ahora llevan casabe”, dice la comadre. 

El pegamento necesario para que el gobierno y su visión mantengan anclaje con la sociedad se deshizo en decepción y pesadillas. De allí que seguramente la agonía se prolongue un tiempo más, tendremos discusiones de galería y altos vuelos sobre la transición. Se seguirán haciendo exhortaciones a la obligada Unidad Nacional y continuarán los fantoches buscando protagonismo, sin embargo el derrumbe del fatal modelo socialista es inevitable.

El mensaje del espíritu libertario, la fuerza ciudadana y el pleno ejercicio de la participación, no se encuentra en el proceder de los políticos de Guayana. De muestra, los episodios que nadie quiere recordar de nuestros partidos, haciendo tratos con el general Rangel Gómez. 

La crisis venezolana ha dejado a la ciudad estancada, casi convertida en un enorme campamento, solo que en comparación con el resto de los pueblos de Guayana, está aún ofrece mayor funcionamiento, por sobre la violencia y el desastre de los servicios públicos. 

La seguridad es el otro desafío. Hoy la resistencia ciudadana para evitar  quedar atrapados en un modelo de país de injusticia y miseria, pasa por encontrar la manera de cuidar a nuestros niños, mujeres, jóvenes y ancianos. Esto debemos afrontarlo con tenacidad y por supuesto con el propósito de recuperar el valor de las leyes y sentido de la justicia.

Correo del Caroní asumió con coraje democrático los desafíos ante un régimen letal. Se plantó en realizar las conversiones tecnológicas, más que por el signo de la globalidad del siglo XXI, por la tenaza totalitaria revolucionaria que ha pretendido eliminar la libertad de información y la búsqueda de la verdad. No ha sido poca cosa.

 |  Martes, 12 Junio 2018 00:00

Debe haber un discurso de ideas y programático que señale con críticas duras y fundamentadas lo que pasa en las comunidades y a todo lo largo y ancho del estado Bolívar pero que también sea expresión de aportes, búsqueda de realizaciones, con el mayor esmero por el insustituible contacto directo con quienes más padecen.



Página 1 de 23

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...