Opinión
Luisa Pernalete

Luisa Pernalete

Tan tenaz a la hora de actuar en pro de los derechos humanos como ecuánime al opinar, Luisa Pernalete fomenta la convivencia ciudadana a través de Hagamos las paces.

 |  Viernes, 14 Septiembre 2018 00:00

Para unos cuantos, la escuela es el único lugar donde comen algo. La escuela es el lugar donde están los compañeritos. La función socializadora no se cubre con una tableta. ¡Que vengan!

En medio de esta danza “soberana” decidí revisar las notas, mensajes fotos, que desde finales de julio me han llegado de los 74 centros que decidieron sumarse a “Vacaciones con Fe y Alegría”, sumados a los de antes, velitas en medio del apagón pues, yo me reconcilié conmigo misma y parte del país.

Cuando en la escuela, la maestra hace caso omiso a la queja de un niño porque otro -normalmente más grande, más fuerte- le está molestando, seguramente el acosador lo volverá a hacer, y el más débil paga ese pecado de omisión de la maestra. La impunidad envalentona al responsable y desmoraliza a la víctima. Paga el más débil.

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro porque su madre no tuvo efectivo, aquellos otros porque no tienen comida en su casa y en el colegio tampoco, o la comunidad lleva días sin agua.

El año escolar siempre nos deja cansados a los educadores, y este año con más razón porque la emergencia nos ha obligado a preocuparnos y ocuparnos de otras cosas. Pero hay que hacer un esfuerzo y evaluar este 2017-2018 y pensar en septiembre. Toda escuela seria evalúa su año.

 |  Martes, 17 Julio 2018 00:00

“Y yo por si alguien me quiere escuchar”. No queda otro, unirnos muchos, muchos para que se escuchen las voces de los niños y niñas que no tienen culpa de este desastre que no garantiza ni un caramelo. Tengo fe en que el coro sea cada vez más grande.

La primera vez que fui al pueblo minero de Las Claritas, km 88, vía la Gran Sabana, esa fue la expresión que vino a mi cabeza: no todo lo que es oro brilla. Eso fue en el año 1998. Pude ver la sordidez de ese pueblo. Me preguntaba para qué les estaba sirviendo a sus pobladores tanto oro en el subsuelo y tanta pobreza en la superficie. 

En un Mundial hay equipos con franelas de diferentes colores. Saben que van a competir pero a nadie se  llama “enemigos” a los del otro equipo. Y se sabe que solo uno ganará en cada partido, y a nadie se le ocurre amenazar de muerte al que pierda o al que gane.

¿Qué se debe hacer en esta Venezuela? Pues si su opción es quedarse, sepa que no todo debe ser un drama ante la situación país: hay muchas maneras de hacer, de ayudar y, sobre todo, de contribuir.

Protección de niños y adolescentes, fortalecer alianzas, atender emergencia humanitaria y promover la no violencia son algunos puntos de la agenda de la profesora Luisa Pernalete, más allá de los resultados del 20 de mayo.



Página 1 de 24

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...