Opinión

La cuestión es simple: adiós a Maduro, llamado a elecciones libres y por supuesto, este es el costo, garantías para Diosdado y sus camaradas. Ojalá se dé.
La viabilidad de América Latina está comprometida. Ciertamente. Pero lo ha estado la mayor parte de su historia “independiente”. ¿Eso puede cambiar? Sí, si puede.
Llegamos al momento más difícil de los últimos veinte años. O avanzan ellos o avanzamos los demócratas. El tiempo está jugando un papel muy importante. A estas alturas no valen las medias tintas.
Así han sido, son y serán las promesas de Maduro. Ilusiones de una mente febril incapaz de ir más allá de sus escasas ideas. Lo peor es que los bofetones los recibe el pueblo...
Si algo resta son los vestigios de la agonía y desaparición de la república de Venezuela. No existe más. Ocupa su espacio un “des-orden estructural” narco-terrorista y criminal deliberado (¿Estado paralelo?), que urge destruir.
Template by JoomlaShine