Banner aniversario nuevo

Domingo, 04 Febrero 2018 00:00

42 pacientes en riesgo de muerte por fallas generalizadas en el único centro de diálisis de San Félix

 
Valora este artículo
(1 Voto)
En la única unidad de diálisis de San Félix funcionan solo cinco de 17 máquinas disponibles En la única unidad de diálisis de San Félix funcionan solo cinco de 17 máquinas disponibles Foto Wilmer González | Archivo

En el centro José Gregorio Hernández funcionan solo cinco de 17 máquinas disponibles, por lo que redujeron el tratamiento de cuatro a dos horas al día. Además, los 42 pacientes deben comprar casi todos los insumos por falta de dotación del IVSS, aumentando sus probabilidades de morir por falta de medicinas o de horas de diálisis.

@OrianaFaoro

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Pacientes renales de San Félix piden al IVSS una unidad de diálisis pública

barra 4naranja220

Codevida: Denegación de mecanismos de asistencia internacional empeora severos daños a la salud

barra 4naranja220

ONG alertan sobre aumento de muertes y agonía de pacientes trasplantados por falta de medicamentos

 

El servicio de diálisis agoniza en toda Venezuela, como consecuencia de al menos tres años consecutivos de falta de inversión y precaria importación de medicamentos por parte del Ejecutivo nacional. El resultado: 32 de las 129 unidades de diálisis operativas en el país cerraron sus puertas para 2018, de acuerdo con el diario El Nacional.

16 mil pacientes renales venezolanos están en peligro de muerte por el carente servicio, alertó esta semana el presidente de la ONG Codevida y Amigos Trasplantados, Francisco Valencia, al exigir al gobierno de Nicolás Maduro que declare la emergencia humanitaria para evitar más muertes por falta de medicinas.

En Ciudad Guayana cerró un centro de diálisis y solo hay tres disponibles: dos en Puerto Ordaz, y uno, en San Félix. En este último, 42 pacientes denunciaron las precarias condiciones en que reciben el tratamiento dialítico en la unidad José Gregorio Hernández, donde funcionan solo cinco de las 17 máquinas que deberían prestar servicio a los enfermos renales y con hepatitis.

Todas las unidades de la ciudad son privadas, que reciben del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) todos los medicamentos requeridos y un monto en metálico por cada paciente, para mantener las operaciones, mientras los dueños deben pagar el personal y el mantenimiento de las máquinas.

En la unidad de diálisis José Gregorio Hernández, los pacientes deben comprar casi todos los insumos que requieren para dializarse y, debido a la poca disponibilidad de máquinas, los turnos de diálisis se redujeron de cuatro a dos horas. Los enfermos reciben a medias el tratamiento que requieren y su salud se deteriora a pasos agigantados.

“Esto ya no lo aguantamos más, nuestra vida pende de un hilo ya por esta situación. La semana pasada ya murió un señor y nosotros queremos respuesta inmediata”, exigió Marcos Campos, paciente renal que recibe diálisis desde hace seis años en la unidad José Gregorio Hernández, ubicada al lado del Cicpc en San Félix.

Los pacientes se descompensan, caen en síndromes diarreicos y de vómitos por la falta de diálisis completas. El jueves pasado murió un paciente por un paro respiratorio, a consecuencia del tratamiento incompleto.

Además, enfermos y familiares denunciaron que el área se contamina durante los fines de semana, pues en el turno sabatino no hay personal de limpieza y los días lunes pierden una hora de tratamiento mientras desinfectan el área. Sin embargo, igual hay varios casos de coágulos en los catéteres por esta situación.

Poca dotación del IVSS

  NoQueremosMorir

La emergencia humanitaria cobra cada vez más víctimas en Venezuela. Por eso, la ONG defensora de los derechos humanos a la salud y la vida Codevida invita a la Concentración por la Vida este jueves, 8 de febrero, en la plaza Alfredo Sadel, en Caracas, para exigir al Estado la restitución de estas garantías fundamentales. #NoQueremosMorir.
 

Al momento de la denuncia de familiares y pacientes llegó el dueño de la unidad, Ismael Ortiz, quien a petición de enfermos y familiares aceptó responder al equipo de Correo del Caroní.

Ortiz aseguró que reducir los horarios de las diálisis es la única forma de mantener operativa la unidad, otra de las exigencias de los pacientes. Si llegaran a cerrar el centro José Gregorio Hernández, los enfermos serían remitidos a Ciudad Bolívar o Maturín, estado Monagas, pues el centro de diálisis de Upata también cerró por falta de recursos y los de Puerto Ordaz están copados.

“El problema es que no están pagando lo suficiente y a nosotros se nos hace muy difícil”, explicó Ortiz refiriéndose al IVSS. “A nosotros nos asignan una cantidad de dinero, que son 34 mil bolívares por cada paciente, y también los insumos… Pero cuando sacamos cuentas, los recursos se quedan en pago de personal y no nos da para reparar las máquinas”, cuyos costos de refacción ascienden a 5 millones de bolívares, según el especialista.

34 mil bolívares por 42 pacientes resulta en un ingreso mensual de 1 millón 496 mil bolívares al mes, que escasamente alcanza para pagar el personal, argumentó Ortiz.

La unidad cuenta con dos médicos internistas, ocho enfermeras y dos señoras de limpieza. El único nefrólogo es Ortiz, pero no está a tiempo completo, y los pacientes exigieron mayor asistencia médica en el área.

Tratamiento costoso

 

Historial de problemas

Desde 2014, Correo del Caroní ha documentado fallas operativas en la unidad de diálisis José Gregorio Hernández, por denuncias públicas hechas por pacientes y familiares. En junio de 2015, los pacientes protestaron por la reducción de las diálisis de cuatro a dos horas, pues solo funcionaban siete de las 17 máquinas. Tres años después, la crisis es mucho peor.

En 2015, el IVSS descontaba la asignación monetaria al centro de salud, como medida de presión para que corrigieran graves fallas como insalubridad de los baños y desperfectos en las máquinas. De hecho, el seguro social llegó a ordenar el cierre de la unidad, pero por petición de los pacientes, que no querían ser reubicados en otro municipio, la unidad de diálisis de San Félix permaneció abierta.

 

Jesús Álvarez, hijo de una paciente renal que se dializa desde hace seis años, reveló que deben comprar macrogoteros, solución fisiológica, catéteres y hasta los guantes y las gasas que utilizan las enfermeras, pues al centro no llega el tratamiento. El dueño del centro de salud alegó: “es un problema gravísimo que tenemos con los insumos, no llegan completos” desde el IVSS.

Un macrogotero cuesta 70 mil bolívares, un frasco de solución fisiológica 300 mil bolívares, y un catéter asciende a 6 millones de bolívares. En la lista de medicinas que deben comprar están: concentrados A y B, hierro, heparina, eritropoyetina, vitamina B12 y ácido fólico, concentrados y proteínicos. Es decir, el servicio de diálisis, que debería ser gratuito según el sistema de seguridad social venezolano, puede costar más de 6 millones al mes.

Los pacientes guardan una pequeña esperanza en el anuncio del presidente Nicolás Maduro, el pasado 30 de enero, sobre la aprobación de 12 millones 385 mil euros para la compra de hemoderivados, insumos para bancos de sangre, catéteres y reactivos, a través del IVSS. 

Acuerdos

Familiares y pacientes sostuvieron una reunión con el dueño de la unidad de diálisis, Ismael Ortiz, y acordaron activar una comisión de contraloría interna para descartar que haya un desvío interno de los medicamentos.

“Son años que estamos en esto y queremos soluciones, ya que no hay contraloría. Hemos pedido ayuda a la Alcaldía de Caroní, a la Cámara Municipal, a la Gobernación de Bolívar y ninguno se aboca”, rechazó Álvarez.

Otro de los acuerdos fue apurar la reparación de las máquinas de diálisis para este fin de semana. La decisión fue empezar con cinco más y poner a disposición de los pacientes 10 equipos, y reactivar las diálisis de cuatro horas de duración. Mientras tanto, exigieron activar un cuarto día de tratamiento, los días domingo, para completar las horas perdidas de diálisis.

“Hoy llegó un poquito de medicinas y esperamos que con el anuncio del presidente (Maduro), lleguen más en los próximos días. Queremos que nos escuchen, que nos resuelvan, porque no tenemos alternativa y los pacientes se están descompensando, se están muriendo sin diálisis”, lamentó Álvarez, cuya madre comenzará a dializarse en el turno dominical.

pacientes
Pacientes de la unidad de diálisis José Gregorio Hernández exigieron al IVSS contraloría nacional, para verificar que los insumos no sean desviados Foto Oriana Faoro

Visto 2180 veces Modificado por última vez en Domingo, 04 Febrero 2018 23:40

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...