La antigua Fesilven, propiedad de la trasnacional española Ferroatlántica de Venezuela, tiene más de un año detenida. Más del 75% de los accionistas minoritarios han presentado ofertas al socio mayoritario.

En los primeros cuatro meses del año, la empresa ha dejado de producir 153 mil toneladas de acero en palanquillas, lo que detiene a su vez la transformación del material en productos largos como cabillas en las plantas de Antímano y Guarenas

Este lunes se cumplen 10 años del anuncio de reestatización de Sidor, y como ha venido registrando Correo del Caroní a lo largo de una década, los balances son negativos. No solo decayeron los beneficios laborales, cuya negociación empujó la vuelta a manos estatales en 2008, sino que la producción cayó en más de 90%. Desde 2014 la empresa está en quiebra desde el punto de vista contable, resultado de una administración estatal que, a punta de corrupción, populismo y delirios ideológicos, hizo un cadáver de la siderúrgica más importante de Venezuela y una de las de América Latina y el Caribe.

Por segunda vez en menos de una semana, intentarán reanudar las operaciones de la acería de palanquillas en medio de una parálisis por poco total de la siderúrgica

2017 fue un año de parálisis. La producción de Sidor este año equivale a 22 días de operación hace una década. Repetir que fue, otra vez, el peor año de su historia se vuelve cotidiano. La industria siderúrgica se desmorona. Es completo silencio, sin perspectivas de recuperación. Sus trabajadores viven la desesperanza por la que fue la industria más importante de América Latina y El Caribe.

Trabajadores aseguran que el incendio en el área de Decapado de la se inició por una chispa de soldadura que cayó en líquidos inflamables.

El plan de recuperación productiva incluye seis etapas de desarrollo de inversiones y mantenimientos importantes, con miras a superar la producción de 4 millones de toneladas de acero líquido en el año 2018, informó la gerencia mediante un comunicado. 

El movimiento Tendencia Clasista exige un aumento de 150 por ciento para los trabajadores de la siderúrgica, cuyos salarios, aseguran, representan un 21 por ciento de la canasta básica familiar.

La indiferencia del Gobierno ante el desmantelamiento operativo de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) maniata y angustia a los trabajadores.

El fin de semana han circulado fotos de un plan de contingencia energético para Sidor. Aunque no tiene logotipo, ni es oficial, gerentes consultados refieren que desde este viernes se ha aplicado la medida en una especie de ensayo. El plan busca un ingreso restringido del personal necesario para las áreas activas como Pellas. 

Página 1 de 2