La administración de Maduro denunció una toma “por la fuerza” en la mañana del miércoles y pidió medidas al Ejecutivo de Bolsonaro.

El equipo que representa en Brasil al presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, informó en la tarde de este miércoles que se retiró de la sede de la Embajada en Brasilia, de la cual tomó el control en la mañana después de que supuestamente un grupo de funcionarios abriese las puertas de las instalaciones.

La representante de Guaidó en Brasil, María Teresa Belandria, informó a través de un comunicado que se retiraron debido a la violencia generada por adeptos al régimen de Nicolás Maduro “quienes golpearon e hirieron a varios venezolanos, irrumpieron por la fuerza dentro de las instalaciones y convocaron manifestaciones igualmente violentas en las áreas exteriores con apoyo de ciudadanos extranjeros”.

“Agradecemos igualmente al gobierno del presidente Jair Bolsonaro todo su respaldo en estas difíciles circunstancias. Por ello, actuando en consonancia con dicho apoyo y respetando el ordenamiento jurídico de Brasil hemos salido como llegamos a la sede de nuestra Embajada, pacíficamente”, expresó.

Belandria señaló que iniciaron un proceso de negociación junto a las autoridades de Brasil para acceder “en el menor tiempo posible” a la sede.

Más temprano, la representante de Guaidó explicó que un grupo de funcionarios de la Embajada de Venezuela en Brasil se comunicó “con nosotros para informarnos de que reconocen al presidente Juan Guaidó. Estos procedieron a abrir las puertas y a entregar voluntariamente la sede diplomática a la representación legítimamente acreditada en Brasil”, explicó.

Dicha acción, según apuntó, “fue comunicada inmediatamente” al Ministerio de Exteriores brasileño. Belandria también se ha ofrecido a “mediar” con las autoridades locales para ayudar a los funcionarios que decidan no abandonar Brasil, a los que también les ha garantizado “todos sus derechos laborales”.

“Valoramos positivamente el reconocimiento al gobierno legítimo del presidente Guaidó y solicitamos a todos los funcionarios acreditados en la Embajada y en los siete consulados de Venezuela adoptar esta misma decisión e incorporarse a sus labores para trabajar en pro de todos los venezolanos residentes en Brasil”, añadió.

Rechazo del chavismo

La primera reacción del gobierno de Nicolás Maduro llegó por boca de su ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, quien denunció en Twitter que la legación diplomática había sido “invadida por la fuerza” y pidió respeto para la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

“Hacemos responsable al Gobierno de Brasil por la seguridad de nuestro personal e instalaciones”, advirtió en su mensaje. Brasil es uno de los gobiernos de la región que reconoce a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, en detrimento de Nicolás Maduro.

Arreaza también compartió un vídeo en el que el encargado de negocios venezolano en Brasil aparece acompañado de “todo” el personal de la Embajada. “La matriz de la derecha violenta sobre deserciones es absolutamente falsa”, aseguró el ministro.

En dicho vídeo, el diplomático aseguró que la Embajada había sido “asediada” por “ciudadanos irregulares” que “irrumpieron en territorio sagrado venezolano”. Asimismo, reiteró su apoyo y el de su equipo a Maduro: “Estamos irrestrictamente en pie y en respaldo del gobierno legítimamente constituido”.

Tras el abandono de la sede, Arreaza informó que “el grupo de personas que de manera violenta ingresó a nuestra Embajada en Brasilia ha abandonado nuestro territorio e instalaciones, de manera pacífica, por gestiones de las autoridades”. “Agradecemos a los movimientos sociales brasileños por su apoyo valeroso”, agregó, en un mensaje publicado en su cuenta oficial en la red Twitter.

Template by JoomlaShine