La presidenta del gremio dijo que la falta de combustible afecta al sector comercial y a los productores agrícolas quienes han dejado de sacar sus cosechas. El gremio denunció, además, que los transportistas evitan traer mercancía desde los principales puertos por el déficit de gasolina.

Las dificultades para acceder al combustible son una realidad que hace cada vez más difícil la cotidianidad, un hecho que la directiva de la Cámara de Comercio e Industrias del estado Bolívar ve con absoluta preocupación, pues persisten las colas por gasolina, pese a que el gobierno dijo que se normalizaría el envío de las cisternas a todas las bombas con la eliminación de los días de suministro por terminal de la placa.

Para la presidenta de la Cámara de Comercio e Industrias de Bolívar, Zulay López, “es preocupante ver la falta de respuesta de las autoridades a algo tan normal para la ciudadanía en el resto del país, y que los bolivarenses estén enfrentando esta escasez de combustible que ha afectado gravemente la productividad de nuestras empresas, al igual que los productores agrícolas quienes han dejado de sacar sus cosechas”, expresó a través de un comunicado.

Las estaciones de servicio de Ciudad Bolívar reciben habitualmente una o dos gandolas diarias, sin embargo, actualmente solo llega una a la ciudad y se distribuye entre las estaciones de servicio que permiten las autoridades.

Desde la Cámara de Comercio e Industrias exhortan a que los responsables de la distribución envíen la cantidad suficiente de acuerdo con el parque automotor, debido a que consideran preocupante que los ciudadanos deban apartar un día de la semana para surtir su carro de combustible.

Afectaciones al sector comercial

Los transportistas, denunció el gremio, no quieren traer mercancía desde los principales puertos como Puerto La Cruz y Puerto Cabello, y los trabajadores dejan sus puestos de trabajo por irse a hacer colas de más de 15 horas, un hecho que afecta directamente al comercio en la urbe.

“Quienes expenden productos de primera necesidad se han visto afectados, porque cuando llegan aquí se consiguen con colas de más de 15 horas, y en algunos casos rechazan las rutas hasta Ciudad Bolívar y Puerto Ordaz, o por el tiempo encarecen aún más los precios del transporte”, comentó López.

El gremio señaló que durante el día la capital parece una ciudad fantasma, una situación que mantiene a algunos empresarios bolivarenses en un cierre técnico, mientras otros han tenido que llevar a cabo un plan de contingencia para mantener los negocios abiertos y así seguir ofreciendo sus productos y servicios.

Por su parte, el primer vicepresidente de Fedecámaras Bolívar, Austerio González, comentó que “no es una letanía o súplica, es la solución inmediata que exigimos los empresarios de esta ciudad”.

Consecuencias

Frente a esta realidad, han surgido situaciones como conatos de violencia que demuestran preferencias para surtir gasolina, dejando de lado importantes sectores de la economía bolivarense y la sociedad, como lo son el personal de salud, los transportistas de alimentos, productores agrícolas, empresarios y comerciantes, que mantienen activa la ciudad.

Como consecuencia directa de las colas, los vecinos aledaños a las estaciones se han quejado de que en algunos casos los acampantes consumen bebidas alcohólicas, reproducen música a alto volumen y en ocasiones se producen desórdenes al orden público que perturban a los residentes de estos sectores.

Ante esto, la Cámara de Comercio e Industrias de Bolívar solicita a las autoridades militares y civiles un canal de comunicación para escuchar a las fuerzas vivas de la ciudad, y dar una pronta y efectiva respuesta a esta situación. (Fedecámaras Bolívar)