En Santa Elena de Uairén, comerciantes prefieren trasladarse a la localidad brasileña de Pacaraima para surtir combustible a precio internacional. En Ciudad Guayana las colas se extienden por cuadras y la espera por horas.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El suministro de combustible en el estado Bolívar sigue siendo deficitario. En Santa Elena de Uairén, capital del municipio Gran Sabana, las dos estaciones de servicio de la localidad tienen cinco días sin recibir combustible, un lapso que se repite en la mayoría de los municipios del sur de la entidad fronteriza con Brasil.

El presidente de la Cámara de Comercio del municipio Gran Sabana, Gilmer Poma, informó a Correo del Caroní que debido al déficit de combustible quienes aún pueden movilizarse en sus vehículos prefieren trasladarse hasta la localidad brasileña de Pacaraima, en el estado de Roraima, a surtir gasolina a precio internacional, una acción que no les es extraña pues en la frontera con Brasil la mayoría de las operaciones se realizan en reales y dólares.

En las estaciones en territorio brasileño, el litro de combustible cuesta 4,68 reales; un monto inferior al que registra el combustible en las calles de Santa Elena en donde el litro se cotiza de 6 a 8 reales, precisó el dirigente empresarial, un monto significativo considerando que el real equivale actualmente a una banda de 1.000 a 1.300 bolívares.

Con estos precios de reventa, llenar el tanque de un vehículo de 40 litros en la frontera con Brasil requiere un gasto de al menos Bs. 240 mil, el equivalente a seis salarios mínimos en el considerado como el país con la gasolina más barata del mundo.

“Siempre hemos tenido este problema, pero ahora son cinco días sin gasolina. La situación es similar a la que se vive en todo el estado Bolívar”, dijo.

En Ciudad Guayana

Las kilométricas colas por combustible ocupan los alrededores de todas las gasolineras de Ciudad Guayana, la urbe más populosa del estado Bolívar, estén abiertas o no. Surtir combustible puede prolongarse hasta por tres horas. El gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri, anunció este martes que tomaría el control de las estaciones de servicio para supervisar la distribución, una acción que no resuelve el déficit del combustible per se.

“Conviene más comprarlo en Brasil, al igual que los alimentos, porque además del desabasto son solo 20 litros por vehículo los que surten al sector comercial”, agregó el dirigente empresarial de Santa Elena de Uairén.

En Ciudad Guayana, el surtido es completo en función de la capacidad del tanque del vehículo particular.

Reventa en oro o efectivo

En el municipio Sifontes, el presidente de la Cámara Minera, Antonio Gómez, dijo que luego de siete días sin suministro de combustible un par de gandolas llegó este martes para surtir a las dos gasolineras de Tumeremo. “En la salida hacia El Callao llegó y van a empezar a surtir, pero te podrás imaginar la locura; en dos horas se acaba y no se sabe si van a surtir de nuevo”, afirmó.

En Tumeremo, precisó, el litro de combustible revendido por comerciantes informales costaba hace dos días Bs. 2.500 en efectivo o el equivalente en oro, de modo que llenar el tanque de un carro Sedán cuesta alrededor de 100 mil bolívares en efectivo.

Funcionarios de la Gobernación de Bolívar admiten que los problemas de distribución se deben al déficit de combustible, atribuido por especialistas a la baja de producción e importación, un descenso que se temía debido al retroceso de la producción de la estatal Pdvsa y las sanciones impuestas por Estados Unidos a la industria petrolera venezolana.

Template by JoomlaShine