Caracas se apoyó en el sólido pitcheo de su abridor Francisco Carrillo y al bate del debutante Wilfredo Tovar para derrotar por 8-3 a sus eternos rivales

Caracas.- En los dos primeros innings del primer duelo de los Eternos Rivales en la temporada, el lanzador Francisco Carrillo ya tenía cinco ponches. Esa fue la introducción que le dio a su trabajo que se extendió durante seis entradas, en las que no permitió ningún hit. Él no salió para el séptimo capítulo. Se quedó en el dugout viendo como el relevo de Leones del Caracas tomaba la responsabilidad.

“Ya se le notaba un poco el cansancio”, dijo el manager Harry Guánchez. “Y lo importante es que no pensábamos en el no hitter, pensábamos en la victoria”.

Los pensamientos e ilusiones de los melenudos se hicieron realidad. Celebraron su primer triunfo de la campaña al dar cuenta de Navegantes del Magallanes 8-3, en el Estadio Universitario. Y aunque Carrillo fue el ganador por su labor inmaculada, eso no hubiese visto la realidad sin la ofensiva capitalina que, además, aprovechó los naufragios defensivos del buque.

Wilfredo Tovar, en su debut con el Caracas en la zafra, abrió la pizarra en el tercer acto con doble al jardín izquierdo contra Eduard Reyes, iniciador eléctrico. El campocorto grandeliga se fue de 5-3, con anotada y dos remolcadas.

“En ese turno vi que el pitcher le había dado boleto a (Eduard) Pinto y sólo me enfoqué en buscar un buen pitcheo y darle con fuerza”, comentó el infielder. “Él me estaba trabajando bastante con el cutter (recta cortada)”.

El inicialista Isaías Tejeda anotó en el cuarto tramo por el primero de tres errores del campocorto Anthony Pereira. Alfredo González también se engomó por un tubey de Ericson Leonora. Jesús Solórzano amplió la ventaja en el quinto capítulo con imparable que remolcó a José García, quien entró después de que Eduard Pinto salió lesionado por un bolazo en la espalda mientras corría en la segunda base.

Después del sexto, Carrillo salió con siete ponches en el bolsillo. En los tres primeros juegos de la temporada los abridores del Caracas han acumulado gran cantidad de abanicados. Carlos Quevedo pasó por las armas a 10, Wanel Mesa a ocho y Carrillo a siete. El derecho, con firmeza, afirmó: “Esto no es casualidad, es trabajo”.

Después de Carrillo y el relevista Daniel Hurtado, Magallanes intentó revivir en el séptimo inning con una anotación empujada por Jackson Valera. Pero Leones dobló la producción del rival y pisó el plato en dos oportunidades en la entrada baja, gracias a sencillos de Juan Silverio y Ramón Cabrera.

Magallanes hizo dos en el octavo con hit de Josmil Pinto, pero las amenazas fueron difuminadas por Loiger Padrón que, como Tovar, debutaba. El lanzador se apuntó un rescate de cinco outs.

“Loiger es un pitcher que está hecho para esos momentos”, dijo Guánchez, quien trajo al bombero con un out y hombres en primera y segunda base en el octavo. “Él ya ha demostrado lo que puede hacer en esta liga”.

Con dos carreras más en la parte baja del octavo, Leones aseguró el resultado y la derrota del Magallanes y de Reyes. Ambos equipos tienen récord de 1-2. Lvbp.com